¡100% online y seguro!

Sin letra pequeña, con total transparencia y seguridad

¡La decisión instantánea!

Te transferimos el dinero en menos de 15 minutos

¡Recibe tu dinero súper rápido!

En caso de tu solicitud ha sido aprobada, recibes su crédito inmediatamente.

Paso 1
Paso 2
Paso 3
elige la cantidad:
100€
1000€
Candidad:
550
Interés:
0 %
Duración:
30 Días
Paso 1
Paso 2
Paso 3
elige la cantidad:
100€
1000€
Candidad:
550
Interés:
0 %
Duración:
30 Días

¡100% online y seguro!

Elige la cantidad y el día de pago. Rellena un breve formulario. Solicitud de préstamo desde cualquier dispositivo.

¡La decisión instantánea!

Holadinero te contesta súper rápido, en tan pocos minutos en cualquier hora del día.

¡Recibe tu dinero súper rápido!

En caso de tu solicitud ha sido aprobada, recibes su crédito inmediatamente.

¿Lo que la gente esta diciendo?

¡21576 préstamos ya otorgados este año!

Préstamos con ASNEF

¿Qué es ASNEF?

ASNEF son los listados de morosos más utilizados son ASNEF, RAI y CIRBE, siendo ASNEF el que normalmente utilizan las entidades de crédito, por lo que obtener préstamos con ASNEF puede resultar bastante complicado. Las entidades financieras que ofertan préstamos personales y otro tipo de productos destinados a obtener financiación consultan los registros de morosos antes de prestar dinero, por lo que si estás incluido en uno de estos listados te va a ser muy difícil conseguir un préstamo.

Vamos a repasar las formas más sencillas y más seguras para solicitar préstamos con ASNEF y obtener dinero rápido de forma sencilla.

Pero los productos financieros evolucionan y se han creado nuevas fórmulas para obtener préstamos con ASNEF de forma sencilla y rápida. Hay que decir en primer lugar que es muy importante que no te fíes de cualquier prestamista que ofrece préstamos con ASNEF, ya que algunos de los casos son timadores que se aprovechan de personas que necesitan dinero rápido. Con estos requisitos específicos para conseguir créditos con ASNEF parecer en un fichero de impagos reduce considerablemente nuestras posibilidades de conseguir financiación, aunque podemos acudir a algunas entidades de minicréditos que aceptan solicitudes de personas con deudas pendientes. No obstante, para acceder esta financiación, la deuda por la que aparezcamos en las listas de impagos tendrá que ajustarse a dos condiciones que, generalmente, todos los prestamistas nos impondrán:

Esto quiere decir que no podremos pedir este tipo de financiación si nuestra deuda proviene del impago de las cuotas de un préstamo o una hipoteca o de retrasarnos con el reembolso de los pagos aplazados de una tarjeta de crédito. No obstante, podremos conseguirla si la deuda proviene de empresas de suministros como Internet, comunicaciones, agua o electricidad, las más comunes entre los españoles. El impago no supere el límite establecido por la empresa: dependiendo de la entidad a la que acudamos, el máximo que puedan alcanzar nuestras deudas variará. Las compañías de créditos rápidos con ASNEF decidirán si nuestra deuda se ajusta a la cantidad aceptada por su política de riesgos. Lo más común es que el límite se marque en torno a los 200 euros. No obstante, hay empresas que aceptan deudas de hasta 1.000 o incluso 2.000 euros. En el caso de los préstamos con ASNEF con garantía hipotecaria, este límite puede que no llegue a existir, puesto que tienen una garantía de pago dado que depositamos un inmueble como tal.

La deuda pendiente no sea bancaria: las entidades que conceden préstamos con ASNEF nos pedirán que el origen de la deuda por la que figuremos en la base de datos de impagos no sea financiero.

Para poder acceder a los créditos con ASNEF y sin aval ni garantía, será imprescindible que cumplamos con estas dos condiciones además de con los requisitos de aprobación generales del préstamo. De todas manera, si no cumplimos con estos requisitos, siempre podremos acudir a los préstamos con garantía (joyas, coches o viviendas), al poner un bien como garantía debemos tener claro que en caso de impago de las cuotas del préstamo podremos perder dicho bien para saldar la deuda.

Condiciones generales para conseguir préstamos

Además de los requisitos relativos a la deuda por la que figuramos en un fichero de morosos. Los préstamos con ASNEF rápidos nos pedirán que cumplamos las condiciones generales para solicitar cualquier tipo de préstamo. Estas cuatro premisas son independientes de si tenemos una deuda o no y de las características que esta tenga:

Disponer de unos ingresos adecuados: para que nuestra solicitud sea aprobada debemos contar con unos ingresos que nos permitan hacer frente a la devolución de las cuotas sin problemas. Entre los tipos de ingresos más comunes encontramos las nóminas, los ingresos de los autónomos, las pensiones o las prestaciones por desempleo, aunque no todas las entidades de prestamistas aceptan todos los tipos de ingresos.

Ser mayor de edad: los productos financieros ofertados en España solo son accesibles por personas mayores de edad. Además, muchas compañías de créditos con ASNEF requerirán que seamos mayores de 21 años o de 25 años, de acuerdo con sus políticas de riesgo propias.

Residir en territorio nacional permanentemente: este requisito se debe a que los productos que ofrecen estos prestamistas están regulados por las leyes españolas y están sujetas a las condiciones del mercado nacional. Para demostrar que lo cumplimos, bastará con entregar una copia de nuestro DNI o de nuestro NIE, en caso de ser extranjeros con permiso de residencia en España.

Ajustándose a estas condiciones, optamos a solicitar préstamos con ASNEF sin ningún tipo de problema. No olvidemos, que nuestro impago deberá también cumplir los requisitos que hemos nombrado con anterioridad. Estos créditos con ASNEF no supondrán un proceso de solicitud más complicado que el del resto de préstamos online, dado que son el mismo producto para personas que tengan impagos como para personas sin ellos.

Tipos de préstamos con ASNEF sin aval que podemos solicitar

Estar en ASNEF reduce notablemente nuestro abanico de posibilidades para obtener financiación. No obstante, aunque no podamos acudir a los bancos, sí que podemos acudir a ciertas entidades de capital privado que ofrecen distintos tipo de préstamos con ASNEF sin aval. A continuación, dos tipos de créditos con ASNEF a los que podemos acudir:

Préstamos rápidos con ASNEF de mayor cuantía: si tenemos una necesidad de capital mayor que la que ofertan los minipréstamos, los créditos rápidos con ASNEF nos pueden aportar hasta 3.000 euros en un periodo de tiempo muy semejante al de los productos anteriores. El precio de estos productos está entorno al 6 % mensual, aunque podrá variar entre el 3 % y el 12 % en función de la cantidad que solicitemos y del plazo de reembolso. Este puede abarcar desde los tres meses para devolver el capital privado y los intereses generados hasta los 4 años, dependiendo de la entidad a la que acudamos.

Minicréditos con ASNEF o Experian: estos productos nos ofrecen una inyección de efectivo de hasta 300 euros en nuestra primera solicitud y en cuestión de minutos. Si ya hemos solicitado un minicrédito con ASNEF con anterioridad y lo hemos devuelto en el plazo acordado, hay empresas que nos permitirán pedirles hasta 500 euros. El precio de esta financiación ronda el 1,1 % diario y su devolución se suele realizar en una sola cuota en un plazo de 30 días. Si necesitamos un crédito de manera urgente, los mini préstamos pueden ser la mejor opción, pues podremos contar con el dinero en nuestra cuenta corriente en menos de 15 minutos desde el inicio de la solicitud.

La garantía que aportamos al prestamista en los préstamos con ASNEF y sin propiedad serán nuestros ingresos. Gracias a la remuneración que percibamos, podremos aportar una garantía de pago a la entidad con la que hayamos cursado la solicitud. Que la garantía sea personal significa que, en caso de impago, responderemos con nuestros bienes presentes y futuros como ahorros o el sueldo.

Creditos con ASNEF sin propiedad

Este tipo de créditos exigen que tengamos una vivienda en propiedad que podamos poner como garantía de pago. Generalmente, podemos conseguir este tipo de financiación si hemos pagado más del 70 % de la hipoteca de nuestra vivienda. Si así fuera, tendríamos que solicitar un importe superior al capital que nos quede por amortizar, optando de todos modos a cantidades mucho más altas que con los créditos rápidos y con los mini préstamos con ASNEF.

Con estos créditos, podremos conseguir una cantidad que equivalga a una parte del valor de tasación que tenga nuestro inmueble en el momento en que solicitamos el préstamo. Por lo general, el porcentaje máximo del precio estimado de la vivienda que podremos conseguir será del 30 %. El plazo para el reembolso completo del préstamo puede alargarse hasta los 20 años. Además, podemos solicitar una carencia que puede suponer varios años. Los intereses de estos créditos rondan entre el 10 % y el 15 % TAE, además de la posibilidad de tener que asumir el pago de comisiones por la tasación y la apertura del contrato.

Es importante tener presente que este tipo de préstamos con ASNEF requieren que seamos propietarios de un inmueble y lo depositemos como garantía de pago. Por ello, si cometemos un impago de alguna de las mensualidades, el prestamista podría ejecutar un embargo sobre nuestra vivienda, haciendo que la perdiéramos. Esta consecuencia hace imprescindible que solicitamos estos créditos de manera responsable, sabiendo de antemano el plan de reembolso que tenemos para afrontar todas las cuotas mensuales.

¿Préstamos con ASNEF y sin nómina?

Sí. No contar con una nómina ya no es un inconveniente para obtener préstamos con ASNEF. Para acceder a los préstamos con ASNEF y sin nómina deberemos cumplir, además de con las condiciones específicas sobre el impago y los requisitos generales, con las características que los prestamistas consideren válidos para nuestros ingresos. Los ingresos alternativos que percibamos se deberán ajustar a una serie de condiciones para que el prestamista las acepte como válidas para reembolsar nuestro préstamo personal.

Ser regulares: es imprescindible informar al prestamista de que contamos con una fuente de ingresos mensuales que nos permitan pagar las cuotas del préstamo cada mes. Asimismo, si nuestro contrato laboral tiene una duración inferior al de la vigencia de nuestro préstamo con ASNEF, es más que posible que nuestra petición sea rechazada.

Ser suficientes: el principal requerimiento de las entidades que conceden préstamos con ASNEF será que nuestros ingresos nos permitan pagar las mensualidades de reembolso. Si nuestra remuneración es suficiente para devolver el dinero sin desequilibrar nuestra economía, será posible obtener el crédito que queremos.

Ser justificables: es necesario demostrar que recibimos nuestra remuneración por una vía legal, para lo que tendremos que disponer de un documento oficial que los justifique. Este documento tendrá que informar sobre el importe de los ingresos, la frecuencia y el origen que tienen.

Estas tres condiciones que tienen que cumplir nuestros ingresos se demandan debido a que nuestra remuneración será la garantía de reembolso de nuestros créditos con ASNEF. Al entregar un justificante de un salario o ingreso que cumpla con los requisitos del prestamista, les estamos probando que seremos capaces de pagar todas las cuotas mensuales sin que esto desequilibre nuestra economía personal.

¿Puedo conseguir rápido mis créditos con ASNEF?

Los traspasos de dinero entre cuentas de la misma entidad son instantáneos, pero si se trata de cuentas de bancos distintos pueden tardar hasta dos días hábiles en llegar. Por ello al elegir una entidad de minicréditos con ASNEF debemos contar con que tengan una cuenta en nuestro banco para así obtener el dinero al instante sin demoras y en solo unos minutos.

Los préstamos con ASNEF y nomina se caracterizan por su rapidez porque podremos obtenerlos en un período de tiempo muy corto, pudiendo conseguirlos en menos de 15 minutos. No obstante, en el proceso hay varios factores que influyen en la velocidad de tramitación de nuestra solicitud que pueden hacer que este tiempo se alargue hasta los dos días hábiles.

Esto se debe a la tardanza de las transferencias entre bancos, ya que la entidad de minicréditos con ASNEF suele realizar la orden de traspaso en el instante en el que recibe el contrato firmado. Los minicréditos no son bancos, por lo que se valen de cuentas en varias entidades bancarias para poder transferir el dinero a sus clientes.

¿Cómo conseguir mis créditos con ASNEF y sin propiedad?

Si pedimos un préstamo con un inmueble como garantía en vez de un préstamo con ASNEF sin garantia hipotecaria, la tramitación será más lenta. La principal razón es que ciertos procesos como el de la tasación del inmueble, conllevan un proceso más lento. Además, es posible que tengamos que firmar el contrato de estos préstamos con ASNEF en presencia de un notario, lo que acarrea un desplazamiento. El mayor capital también influye en el proceso más lento de su tramitación, aunque algunas entidades nos responderán en cuestión de horas.

¿Qué ocurre si estoy en ASNEF?

Aparecer en un fichero de impagos es un gran inconveniente para conseguir financiación, especialmente si no conocemos el origen y la cantidad por la que nos han apuntado en la base de datos de deudas. Para conocer cómo informarnos de si estamos en la lista, el motivo y el importe de nuestro impago, los expertos financieros. Como ya sabemos, la cantidad que adeudamos y el origen de la deuda por la que nos hayan inscrito en una base de datos de impagos pueden condicionar la aceptación de nuestra solicitud de préstamos con ASNEF. Por ello, es importante conocer los detalles de nuestra situación en el fichero de impagos. Esta comprobación se puede realizar por varios medios, aunque el más rápido será el de consultar directamente a la base de datos con nuestro número de expediente y DNI.

También es importante que conozcamos que la empresa acreedora de la deuda que tenemos no podrá apuntar a la lista de impagos si no nos ha notificado de manera directa de antemano esta decisión. Esto quiere decir que tendrá que comunicarse por correo certificado o mediante una llamada telefónica con nosotros para informarnos de la existencia de la deuda, de las opciones que tenemos para saldarla y de su intención de inscribirnos en ASNEF ya los documentos para obtener créditos con ASNEF hoy en día y para solicitar préstamos personales con ASNEF tendremos que aportar una documentación mínima a la compañía de crédito. Estos documentos le servirán al prestamista para analizar y confirmar nuestros datos así como la viabilidad en cuanto al reembolso del crédito. A pesar de los pocos documentos que este tipo de empresas suelen solicitar, cada compañía decidirá qué información requerirá. Sin embargo, los principales requerimientos de documentación

Solicitar préstamos sin nómina con ASNEF:

Un extracto bancario: con este documento le facilitaremos dos tipos de información al prestamista. El primero es que somos titulares de una cuenta bancaria. El segundo es un resumen de nuestros ingresos, nuestros gastos mensuales y la capacidad de ahorro que tenemos.

Un justificante de ingresos: las entidades que ofertan préstamos con ASNEF requieren que les entreguemos un documento que informa del origen y el volumen de nuestra remuneración para confirmar que tenemos capacidad para pagar las cuotas del préstamo. Para justificarlo, podremos utilizar la nómina o la pensión, así como la declaración del IRPF o del IVA si somos autónomos. Un formulario de solicitud: un trámite esencial en todas las solicitudes de créditos con ASNEF es la de rellenar estos documentos. La información que proporcionaremos al prestamista será de carácter personal y financiero. De este modo, aportamos los datos necesarios para que la entidad realice un análisis de nuestro perfil como prestatarios y decida si podremos reembolsar nuestros préstamos con ASNEF o no.

Un documento de identidad: con este documento demostraremos que residimos en España de manera permanente. La entrega ha de ser a color y por ambas caras. No obstante, ciertos prestamistas nos permiten aportar esta información mediante una foto que enviaremos por WhatsApp al número de contacto que nos indique la compañía.

Es imprescindible enviar toda la documentación que nos solicita el prestamista de manera clara y con corrección. Si cometemos un error al rellenar el formulario online o en el envío de los documentos, se podría ralentizar el proceso de tramitación de la solicitud y el análisis de nuestro perfil. Lo que es más, podríamos llegar a ser rechazados, teniendo que volver a realizar toda la tramitación para pedir préstamos con ASNEF de nuevo con el mismo prestamista o con otro de nuestra elección.

Los formularios de solicitud de los minicréditos con ASNEF

Los formularios online de las entidades que prestan dinero a personas con impagos nos permitirá otorgarles la información personal y financiera necesaria para que analicen nuestras solicitudes de préstamos con ASNEF. Si este impreso supera la evaluación del prestamista, esta empresa realizará el ingreso del dinero al instante, una vez le enviemos la documentación necesaria para verificar los datos aportados en el formulario.

Aunque cada entidad de créditos con ASNEF nos pedirá los datos que ellos consideren necesarios para realizar la evaluación de nuestro perfil, la información que nos pedirán habitualmente será de carácter personal y económica: nombre, apellidos, DNI o NIE, información de contacto e datos laborales y financieros.

Una vez hayamos cumplimentado los apartados del impreso, la compañía de préstamos con ASNEF realizará un breve análisis de nuestro perfil para informarnos de si estamos pre aceptados o no. Si es así, enviaremos la documentación que pruebe que los datos aportados en el formulario son reales y, una vez confirmados, el prestamista realizará la transferencia del capital prestado a nuestra cuenta.

Hay dos razones principales por las que los créditos rápidos con ASNEF se conceden con tal velocidad. La primera se fundamenta en la flexibilidad de sus requisitos, que los hacen accesibles para muchas más personas, en comparación con los préstamos personales de mayores importes. La segunda se debe a la enorme adaptación a la era digital que ha automatizado gran parte de los trámites, convirtiéndolos en instantáneos, ya que todos los procesos de solicitud y análisis de la solicitud son automáticos.

¿Los créditos con ASNEF son más caros que otros?

La mayoría de compañías de crédito cuentan ya con un simulador de préstamos en sus páginas webs, con las que podremos saber los intereses que tendremos que pagar cuando reembolsamos el préstamo. Estos nos informarán del precio final de nuestros créditos con ASNEF en función a la cuantía que solicitamos y el plazo en el que queramos devolverlos. Todo esta información es ofrecida antes incluso de iniciar la contratación del préstamo. Además, es importante recordar que los mini créditos y préstamos rápidos con ASNEF son productos que carecen de comisiones y de productos vinculados, por lo que no tendrán costes añadidos a los intereses que nos cobren. Así que no, Los créditos con ASNEF son préstamos que aceptan a clientes con impagos, pero esto no supone que se trate de productos distintos. De hecho, estos préstamos ofrecen las mismas condiciones a clientes que figuren en ASNEF y a aquellos que no lo hagan. Los créditos rápidos con ASNEF podrían tener un precio más elevado que el del resto de productos financieros, pero esto se debe a que son préstamos para obtener financiación al instante, por lo que tienen un precio semejante al de los demás créditos rápidos.

Mis datos en ASNEF

Hay varias opciones para saber los pormenores de nuestra situación en un fichero de impagos. La más directa y rápida es acudir al portal web de Equifax. Allí podremos consultar nuestros datos solo introduciendo nuestro DNI y el número de referencia que aparece en la notificación que nos enviaron al apuntarnos en su base de datos. Una vez rellenos estos dos ficheros, accederemos a la información de al instante y conoceremos el importe adeudado, la fecha de inscripción y la empresa a la que debemos el dinero.

No obstante, si hemos perdido la carta con la que se nos informó de nuestro ingreso en la base de datos de morosidad, tendremos que realizar otro proceso de consulta considerablemente más lento. Esta alternativa para recibir la información se puede llevar a cabo a través de correo tradicional y electrónico, en los que deberemos incluir los siguientes datos:

Nuestro nombre y apellidos

Número de DNI/NIE y fotocopia del mismo

Domicilio al que remitir la respuesta

Fecha de envío y firma

la empresa que se encarga del tratamiento de los datos de ASNEF, nos recomienda que la documentación que enviemos en la solicitud sea clara y correcta, pues un error podría suponer la cancelación de la consulta.

Es importante recordar que las consultas a ASNEF son totalmente gratuitas.

Otra alternativa para conocer nuestro estado en ASNEF y la cantidad adeudada, así como el origen de este importe, es acudir a nuestro banco de confianza y pedirles si pueden comprobar nuestra situación. Los bancos tienen acceso a la base de datos, pues son clientes de la entidad y podrán consultarlo directamente.

¿Cómo pago los préstamos con ASNEF?

Para realizar el pago de los préstamos personales de mayor importe, se amortizará mensualmente y cada cuota contendrá una parte del capital prestado y los intereses generados durante ese mes. La vía de pago de los préstamos con ASNEF depende directamente del tipo de crédito que hayamos solicitado y de las opciones que nos plantee la entidad a la que hayamos acudido. Los minicréditos con ASNEF se suelen reembolsar en un sólo pago que incluirá el capital que nos han prestado y los intereses. Estos son los principales métodos de pago que podremos elegir:

Con la tarjeta de débito: es una opción cada vez más habitual en los mini préstamos con ASNEF. Básicamente el reembolso de los créditos con ASNEF se realizará como si se tratase de una compra online. Desde la página web del prestamista podremos elegir la opción de pago con tarjeta, donde nos detallarán la cantidad a pagar y nosotros deberemos introducir los datos de la tarjeta para que se realice el pago.

Mediante una transferencia bancaria: otra vía de reembolso es mediante un envío de dinero desde nuestra propia cuenta corriente a la que nos proporcione el prestamista y es muy común en el pago de los minicréditos. Esto es debido a que solo tendremos que realiza un pago a los 30 días, o antes, para devolver el capital prestado y los honorarios. En el caso de préstamos con ASNEF de mayor cuantía, puede resultar incómodo, al tener que acudir al banco mensualmente para realizar la transferencia.

Ingresando el dinero en una ventanilla o cajero: también podemos reembolsar los préstamos con ASNEF a través de un ingreso desde una ventanilla de nuestro banco o desde un cajero automático. Este proceso puede resultar más tedioso si se trata de un crédito que tenga un plazo mayor, pues tendremos que volver a la sucursal a realizar el ingreso mensualmente, por lo que es más útil para pagar los minicréditos.

Domiciliando el cargo: es la manera más frecuente y cómoda para reembolsar créditos con ASNEF de mayor cuantía. El hecho de que tengamos que pagar las cuotas del préstamo en forma de varias cuotas mensuales hace que sea más cómodo darle al prestamista nuestro número de cuenta y que éste se cobre a través de nuestro banco. No obstante, es importante que siempre tengamos liquidez en la cuenta el día de cobro pues, en caso contrario, podríamos acabar con un descubierto bancario.

Los préstamos con ASNEF de mayor cuantía se pagan en diferentes cuotas, a diferencia del pago único de los minicréditos. La domiciliación suele ser el método más recurrido por su mayor comodidad, que nos permitirá realizar los pagos sin tener que acudir a una oficina bancaria. Si nos decidimos por este método, es importante que siempre tengamos efectivo en la cuenta para no terminar con un descubierto o que, en su defecto, la cuota sea devuelta sin pagar, aumentando nuestras deudas.

¿Qué ocurre si no pago el crédito?

Al solicitar créditos con ASNEF, estamos adquiriendo una nueva deuda que tendremos que sumar a la que ya nos hacía aparecer en la lista de impagos. La vía de pago de los préstamos con ASNEF depende directamente del tipo de crédito que hayamos solicitado y de las opciones que nos plantee la entidad a la que hayamos acudido. Los minicréditos con ASNEF se suelen reembolsar en un sólo pago que incluirá el capital que nos han prestado y los intereses. Por ello, es importante analizar nuestra economía personal, prestando especial atención a nuestros gastos fijos mensuales, las fechas en las que recibimos nuestros ingresos y nuestra capacidad de ahorro. Así, podremos planificar nuestra estrategia de pago y evitar las consecuencias de incurrir en un impago, que son las siguientes:

Los intereses de demora, que son considerablemente más altos que los intereses comunes del propio préstamo con ASNEF y que, además, se suman a ellos. Estos intereses se generarán durante el tiempo que perdure nuestro impago, lo que hará crecer enormemente el coste final de nuestro crédito.

Una comisión de reclamación por posición deudora: la entidad de préstamos con ASNEF nos cargará esta comisión debido al gasto logístico por la gestión de nuestro retraso en el pago. El coste de esta comisión depende del prestamista, pero el más habitual es de 35 euros. Este pago debe aparece detallado en el contrato del préstamo, así como los intereses de demora. Una nueva inscripción en un fichero: pueden incluirnos en una lista de morosos por una nueva deuda pendiente, lo cual reducirá todavía más nuestras opciones de conseguir créditos con ASNEF en el futuro.

Contratación de una compañía de recobro: ciertos prestamistas recurren a contratar empresas especializadas en recuperar dinero de impagos. Estas compañías deben informarnos y demostrarnos que trabajan para empresa acreedora de la deuda que tenemos. Una reclamación por la vía judicial: en caso de no saldar la deuda de nuestro crédito con ASNEF, la entidad de capital privado podría iniciar un proceso judicial para reclamar nuestro impago. Esto hará que el coste aumente, pues es posible que tuviéramos que asumir los gastos judiciales si el juez no nos diera la razón.

Ahora que conocemos las duras consecuencias que podrían afectarnos si cometemos un impago a un prestamista, reconoceremos que la mejor opción es contactar con el prestamista e informarle de que no podremos reembolsar la siguiente cuota antes de cometer un impago de esta. De este modo, podremos negociar una vía de amortización de manera amistosa o solicitar una prórroga o una carencia de nuestros créditos con ASNEF.

¿Puedo quedar en la lista de crédito con ASNEF nuevamente?

Si la carencia es parcial, sólo tendremos que pagar los intereses que se generan cada mes, por lo que sólo abonaremos solamente una parte de la cuota total. La carencia de los préstamos con ASNEF supone dejar de pagar parcial o totalmente las cuotas mensuales durante un período de tiempo de uno o varios meses durante los que no podamos afrontar su pago. En caso de ser total, no tendremos que abonar nada de las cuotas mensuales durante el periodo que hayamos acordado con la entidad, pero los intereses se seguirán generando estos meses, encareciendo nuestro préstamo una vez retomemos el pago.

Es importante conocer la diferencia entre estos dos procedimientos. Mientras que al pedir una carencia total los intereses generados se sumarán al capital cada mes, por lo que los siguientes se generarán sobre un importe mayor; la opción de la carencia parcial nos permite que siempre generemos sobre el adeudado original. Es decir, una carencia parcial nos hará pagar una pequeña cuantía al mes, pero hará que el precio final del préstamo crezca mucho menos que si no pagamos nada durante ese período de tiempo.

¿Aumentan las cuotas de préstamos con ASNEF?

Si queremos contratar una prórroga, tenemos que contactar con el prestamista por alguno de los canales que éste nos ofrezca (generalmente, suelen pedirnos que llamemos por teléfono para que nos calculen al momento lo que debemos pagar). En algunas ocasiones, las propias compañías de créditos con ASNEF brindan a sus clientes la posibilidad de solicitar una prórroga online a través del área personal. Por otra parte, es importante que contratemos la extensión antes de que concluya el plazo, ya que, de lo contrario, empezarán a cobrarnos intereses de demora y comisiones por la reclamación del pago de nuestros préstamos con ASNEF.

Siempre resulta más económico pedir una prórroga que no pagar, puesto que en un impago se irán acumulando intereses de demora y comisiones que aumentarán notablemente el coste de nuestros préstamos sin importar ASNEF. Contratar extensiones para nuestros préstamos o minicréditos con ASNEF nos generará más intereses, puesto que el plazo será más largo, aunque en la inmensa mayoría de los casos nos saldrá más barato que hacer frente a las distintas penalizaciones por retrasarnos en el pago de la cuota.

Mini prestamos con ASNEF online

Las empresas de préstamos con ASNEF no pueden exigir un pago previo: los intereses y comisiones que nos apliquen al pedir créditos con ASNEF se pagarán a partir de la primera cuota, una vez que nos hayan ingresado el capital solicitado y hayamos iniciado el proceso de reembolso. Los prestamistas legítimos nunca nos pedirá dinero por adelantado. Esta es una práctica realizada a menudo por los intermediarios financieros y, aunque les paguemos, no nos aseguran que vayamos a obtener la financiación que queremos. La mayoría de las compañías financieras que conceden préstamos con ASNEF online son fiables y prestan sus servicios de forma legítima. No obstante, como ocurre en todos los ámbitos (sobre todo en Internet), en los créditos con ASNEF online existen empresas fraudulentas que se aprovechan de la necesidad ajena. Tener en cuenta varias recomendaciones como estas puede sernos de gran utilidad, ya que nos ayudará a detectar si la empresa a la que le pedimos el crédito con ASNEF o RAI es segura o no:

Las empresas de capital privado no nos sacan de una lista de morosos: solo el acreedor de la deuda que nos hace figurar en el fichero puede eliminar nuestros datos de este. Por ello, si la entidad que concede préstamos con ASNEF nos promete que nos sacará de la lista de impagos, debemos desconfiar. Es posible que nosotros usemos el dinero prestado para saldar la deuda que nos mantiene en ASNEF, pero esa decisión será nuestra y nunca del prestamista.

Confirmar que la página web es segura: nuestra propia impresión sobre la página web del prestamista puede ser un gran indicador de su fiabilidad. Además, hay una serie de comprobaciones que nos pueden ayudar a saber si estamos tratando con una compañía de préstamos online con ASNEF legítima. Sabremos que la página cumple los requisitos de seguridad en el tratamiento de datos. En caso contrario, será mejor detener nuestra solicitud a través de esa página web.

Si seguimos estos pasos, podremos encontrar y evitar prestamistas de créditos con ASNEF fraudulentos o que no estén regulados. Si tenemos cualquier duda o sospecha, la mejor opción será detener la tramitación antes de firmar el contrato. Otra alternativa es la de transmitir tus inquietudes a través del foro financiero donde otros usuarios podrán hablarte de su experiencia con ese prestamista o un experto en finanzas personales solventará tus dudas.

4 stars
Prestamos con ASNEF Avaluación de los visitantes 4.9/5 de 987261 votos.